Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

8/4/2014

Hot Cross Buns o Bollos de la cruz

La semana pasada tendría que haber publicado esta receta, pero la gula se apodero de mí y me comí los bollitos antes de hacerles las fotos, me dije ¡a la m****a! los hago la semana que viene, y estos me los como calentitos como dios manda. Y es que es un sufrimiento tener esta maravilla, recién salida del horno y no poder comerlos hasta que acabe la sesión fotográfica... seguro que más de uno me entiende.
Pero bueno aquí están, y esta semana los he vuelto a preparar y me ha venido muy bien porque la segunda vez he probado a añadirle una cucharada de mi adorada crema de speculoos y ha sido todo un acierto, también he probado diferentes pastas para hacer la cruz, la primera vez preparé una pasta de harina y azúcar, y la segunda vez prepare una pasta de azúcar y vainilla, que son los que os traigo hoy. Si tengo que elegir me quedo con la primera pasta, ésta se prepara antes de hornear a diferencia de la otra, queda para mi gusto mucho más rica, por el contrario a mi marido le gusto más la segunda. De todas formas os dejo la receta de las dos y elegís la que más os guste. La receta original lleva pasas, pero a mí no me gustan demasiado, así que las substituí por unos frutos rojos deshidratados.
Los Hot Cross Buns son unos bollos tradicionales de Pascua en Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica y Canadá, normalmente se encuentran en las pastelerías durante todo el año, pero especialmente en Pascua causan ¡furor!.
Encontramos muchas supersticiones acerca de estos bollitos, una de ellas dice que si le das un pedazo a alguien que está enfermo le ayuda a recuperarse. Otra nos dice que para proteger contra los incendios, hay que colgar un bollito en la cocina y cambiarlo una vez al año... y así un montón de ellas. También se dice que los niños solían cantar esta rima mientras se preparaban:
Hot cross buns!
Hot cross buns!
One a penny, two a penny, Hot cross Buns!
If you have no daughters
Give them to your sons
One a penny, two a penny,
Hot cross buns.
Estos bollitos tienen una superficie crujiente, una miga ligera, esponjosa y muy especiados gracias al cardamomo, vainilla, jengibre, nuez moscada, canela y la crema de speculoos. Vamos ideales para desayunar y merendar con un buen vaso de leche. Son deliciosos recién salidos del horno y untados con mantequilla, mmm..., ¡se me hace la boca agua!. Por no hablar del olor que desprenden al hornear, ¡es embriagador!. Al día siguiente no están demasiado duros pero os aconsejo congelarlos si no vais a tomarlos en el mismo día.
La receta es una adaptación del libro Caroline Bretherton "Pasteles, pastas, galletas..."

Hot Cross Buns o Bollos de la cruz
Ingredientes para la masa
  • 250ml de leche entera
  • 50g de mantequilla
  • 1 cucharada de vainilla en pasta
  • 1 cucharada de crema de speculoos 
  • 15g de levadura fresca 
  • 100g de azúcar
  • 250g de harina de fuerza
  • 250g de harina de espelta
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de canela
  • 1 cuchardita de nuez moscada, jengibre, cardamomo
  • 100g de frutas rojas deshidratadas o pasas
  • 2 huevos
*Ingredientes para la cruz (Antes de hornear)
  • 3 cucharadas de harina
  • 3 cucharadas de azúcar
  • Un poquito de agua
**Ingredientes para la cruz (Después de hornear)
  • 4 cucharadas de azúcar glas
  • 3 cucharadas de agua
  • Un poquito de esencia de vainilla
Preparación
  1. En un cazo calentamos la leche, la mantequilla y la vainilla en pasta hasta que la mantequilla se derrita. Reservamos hasta que se enfríe un poco.
  2. En un cuenco pequeño deshacemos la levadura y la mezclamos con una cucharada de azúcar. Al cavo de 30 segundos se volverá líquida. Reservamos.
  3. En otro bol ponemos las harinas, las especias y la sal. Añadimos 1 huevo batido, la levadura y la mezcla de leche. Mezclamos hasta formar una masa. 
  4. Amasamos hasta que obtengamos una masa lisa y no pegajosa. Podéis hacerla en la amasadora con el accesorio de gancho o a mano.
  5. Con la ayuda de un rodillo estiramos la masa y formamos un rectángulo, rellenamos con los frutos rojos deshidratados, y realizamos un plegado, para ello doblamos la parte izquierda sobre la parte del medio y después la parte derecha sobre la del medio. Redondeamos y listo.
  6. Pasamos la masa a un cuenco aceitado, la tapamos con un paño y la dejamos reposar en un lugar cálido hasta que doble su volumen, aproximadamente 1 o 2 horas, .
  7. Cortamos la masa en 17 piezas aproximadamente y formamos bolas. Las ponemos en la bandeja del horno forrada con papel de hornear.
  8. Tapamos la masa con film trasparente y la volvemos a dejar reposar en un lugar cálido hasta que doble su volumen, durante 1 o 2 horas.
  9. Precalentamos el horno a 220ºC.
  10. Pincelamos los bollos con un huevo batido.
  11. *Si vais a hacer la cruz antes de hornear mezclamos las 3 cucharadas de harina, el azúcar y un poquito de agua hasta lograr una pasta untable. La pasamos a una manga pastelera y dibujamos cruces sobre los bollos.
  12. Horneamos hasta que estén doraditos, durante 15 o 20 minutos aproximadamente.
  13. Los pasamos a una rejilla para que se enfríen.
  14. **Si optáis por hacer la cruz después de hornear mezclamos el azúcar glas, el agua y la esencia de vainilla hasta conseguir una pasta untable. La pasamos a una manga pastelera y dibujamos cruces sobre los bollos, ya horneados.
  15. ¡¡¡Listos para disfrutar!!!.
Notas
  • Podéis sustituir la levadura fresca por 7g de levadura seca de panadería, está la añadís junto con los ingredientes secos (harina, azúcar...).
  • La harina de espelta podéis sustituirla por harina de trigo normal o harina de fuerza.
  • Si no tenéis crema de speculoos o no tenéis tiempo de prepararla podéis prescindir de ella.
Y hasta aquí la receta de hoy, nos vemos en unos días con una nueva receta. Gracias por leerme.
Feliz semana ♥

26/3/2014

Cupcakes de lima limón y frambuesa

Ya sabéis lo golosa que soy, normalmente intento no abusar todos los fines de semana de postres muy calóricos, pero algún que otro finde me gusta darme un pequeño capricho y degustar alguna que otra pequeña y atractiva delicia, como estos cupcakes coronados con una gran cantidad de buttercream de frambuesa.
Estés que he preparado hoy son de los que más me gustan, la combinación de cítricos y frambuesas me parece realmente deliciosa. Mientras los preparaba, ya sabía que serian todo un éxito, porque no me pude contener a comer unas cuantas cucharadas de masa cruda, ¡que me encanta!, igual pensáis que soy un bicho raro pero soy incapaz de contenerme y no probar la masa cruda.
Para coronarlos, como os he dicho antes, he preparado un glaseado de buttercrem de frambuesa, que esta realmente delicioso. He hecho mucha cantidad, ya que me gusta decorarlos con mucho glaseado, como veis en la fotos, pero si no tenéis intención de añadirle tanta cantidad, haciendo la mitad de los ingredientes sera suficiente.

Cupcakes de lima limón y frambuesa


Ingredientes para 12 cupackes
  • 200g de harina todo uso
  • 2 cucharaditas de levadura química (tipo royal)
  • 200g de azúcar
  • 100g de mantequilla (a temperatura ambiente)
  • 3 huevos M
  • 150ml de leche
  • 50g de frambuesas
  • La ralladura y el zumo de una lima
  • La ralladura y el zumo de un limón
Ingredientes para el glaseado de frambuesa
  • 500g de mantequilla sin sal (a temperatura ambiente)
  • 500g de icing sugar (tamizado)
  • 6 cucharadas de leche
  • 4 cucharadas de frambuesa en pasta
  • Colorante rosa 
Preparación
  1. Preparamos una bandeja especial para cupcakes y distribuimos las capsulas de papel en cada cavidad. 
  2. Tamizamos la harina junto con la levadura química. Reservamos.
  3. Enharinamos las frambuesas, para que no se nos queden en el fondo del bizcocho. Reservamos.
  4. En un bol batimos la mantequilla con el azúcar, hasta que blanquee y consigamos una mezcla cremosa. 
  5. Incorporamos los huevos uno a uno, no añadimos el siguiente hasta que el anterior esté totalmente integrado.
  6. Añadimos la harina y la levadura previamente tamizadas y batimos a velocidad baja.
  7. Agregamos la leche, el zumo y la ralladura de la lima y el limón.
  8. Incorporamos las frambuesas y mezclamos con una espátula.
  9. Distribuimos la mezcla en las capsulas de papel, llenando tres cuartos de su capacidad.
  10. Los introducimos en el horno, previamente precalentado a 175º, durante 20-25 minutos, o hasta que pinchemos con un palillo en el centro y esté salga completamente limpio.
  11. Sacamos del horno y dejamos reposar durante 5 minutos dentro del molde. Pasado este tiempo, los pasamos a una rejilla, para que terminen de enfriarse.
  12. Para preparar el glaseado, en un bol batimos la mantequilla, la leche y el icing sugar, con la ayuda de una batidora de varillas a velocidad máxima, hasta conseguir una mezcla suave y cremosa. Añadimos la frambuesa en pasta, el colorante rosa y volvemos a batir hasta que se integre por completo.
  13. Depositamos el glaseado en la manga pastelera con la boquilla que más os guste (en esta ocasión utilice la boquilla 2D de Wilton), decoramos nuestros cupcakes y listos para disfrutarlos.
Y ahora el resultado del sorteo de la cajita sorpresa de Deguxtabox, ¡¡¡redoble de tambores trrrrrr tam!!! 
¡Muchísimas felicidades Vero, espero que la disfrutes!, muchas gracias a todos por participar.
Nos vemos en unos días con una nueva receta.
Disfrutad de lo que queda de semana ♥

18/3/2014

Mousse de capuccino con chocolate blanco y ¡sorteo!

Los que me leen habitualmente, os habréis dado cuenta de que me encanta la ¡mousse! son mi debilidad, por así decirlo es mi receta "comodín" para cuando quiero disfrutar de algo dulce y no dispongo de mucho tiempo. Son tan suaves, delicadas y fáciles de hacer que no hay quien se resista. 
Por eso cuando recibí la caja de Degustabox de esté mes no dude ni un segundo en transformar el capuccino de la marca Illy que venia en mi caja, en mousse, la verdad ha sido todo un acierto, una mousse suave, ligera con un intenso sabor a chocolate blanco y con un toque muy sutil de café que tanto me gusta. Al contrario de lo que muchos creen, preparar una mousse es muy sencillo, tan solo con seguir unos pasos conseguiremos una mousse perfecta, uno de los más importantes es que las claras estén bien montadas para que proporcionen la consistencia y textura espumosa tan característica de la mousse y que tanto me gusta. Y para dejarla más elegante la he coronado con una buena cantidad de nata montada y canela.
Si a vosotros también os gustaría recibir la caja sorpresa de Degustabox lo podéis hacer a través de este blog, con el código "Z0MW7" obtendréis un descuento en el precio final de 14,99€ a 9,99€ gastos de envío incluidos, no está nada mal ¿verdad?.
Y ahora vamos con la ¡receta!.

Mousse de capuccino y chocolate blanco 

Ingredientes para 6 vasitos
  • 120g de clara de huevo (aproximadamente 4 claras)
  • 180g de chocolate blanco para postres
  • 400ml de nata
  • 100g de azúcar
  • 125ml de capuccino Illy
  • 3 hojas de gelatina
  • Nata y canela (para decorar)

Preparación
  1. En un bol con ayuda de una batidora de varillas a velocidad máxima, montamos las claras a punto de nieve hasta que formen picos firmes. Reservamos en la nevera.
  2. En otro bol montamos la nata, también con ayuda de una batidora de varillas a velocidad máxima hasta que esté montada, sin pasarse que sino se volverá mantequilla. Reservamos en la nevera.
  3. Hidratamos las hojas de gelatina, para ello las pondremos en un bol con agua fría durante 5 minutos para que ablanden.
  4. En un cazo a baño maría mezclamos el capuccino, el azúcar y el chocolate blanco, removemos hasta que se derrita el chocolate y consigamos una textura cremosa. Añadimos las hojas de gelatina previamente hidratadas y mezclamos bien hasta que se disuelvan.
  5. Esperamos a que la crema de capuccino enfrié un poco y mezclamos con la nata montada y las claras a punto de nieve con movimientos envolventes para que se bajen lo menos posible.
  6. Vertemos la mousse en los vasitos. 
  7. Dejamos reposar en la nevera 4 o 5 horas, hasta que cuajen.
  8. A la hora de servirlos decoramos con nata montada, para ello en un bol montamos la nata con ayuda de una batidora de varillas a velocidad máxima hasta que esté montada, sin pasarse que sino se volverá mantequilla.
  9. Depositamos la nata en una manga pastelera con la boquila que más os guste (en esta ocasión utilice la 2D de Wilton), decoramos nuestra mousse y espolvoreamos con canela al gusto. Y listos para ¡disfrutar!.
Notas: 
  • Podéis sustituir el capuccino por la misma cantidad de café o café con leche.
  • El chocolate blanco podéis sustituirlo por chocolate negro o con leche.

Y ahora vamos con el sorteo, este mes vamos a sortear una caja de Degustabox para uno de vosotros, ¿que tenéis que hacer? pues es muy sencillo, tan solo tenéis que seguir los siguientes pasos:
  • Dejarme un comentario en este post indicando que quieres participar y un correo de contacto para que pueda ponerme en contacto contigo en caso de que seas el afortunado ganador.
  • Las cajas solo se enviaran a territorio español. Lo siento mucho por los seguidores que se encuentren fuera del territorio español, sé que son algunos.
  • El sorteo empieza hoy y termina el 24 de marzo de 2014 a las 23:00 horas. El sorteo se realizará a través de Sortea2, el ganador lo anunciaré en facebook y en el post del 25 de marzo.
  • Si os apetece, no es necesario pero siempre se agradece, podéis haceros fans de Degustabox en Facebook y twitter.
Y hasta aquí la receta de hoy, nos vemos la semana que viene con el ganador del sorteo y una ¡nueva receta!
Feliz semana y mucha suerte a todos los participantes ♥

11/3/2014

Cheesecake de arándanos y naranja

La receta que os traigo esta semana, en principio no era para el blog sino para una revista que "supuestamente" saldría a la luz este mes de marzo, pero parece ser que me tomaron el pelo, os cuento. El pasado 11 de enero me enviaron un correo en el que me preguntaban si quería participar en una nueva revista online para el mes de marzo, yo les dije que si y les di las gracias por haber pensado en mí para este nuevo proyecto. Un mes después, el 11 de febrero, le envió la receta con 3 fotos y ellos me responden que les tengo que enviar una foto mía para acompañar la receta y un pequeño comentario sobre la receta y que si quiero "también puedes hacer tutoriales, por ejemplo, de como forrar una tarta con ganache o cosas así", por suerte no hice el turorial pero si le envié mí foto y el comentario. El pasado 3 de marzo les pregunto cuando sale la revista y no recibo contestación por su parte, el día 6 lo vuelvo a intentar y recibo la misma contestación, ninguna. Entonces voy a entrar en el enlace de su blog y descubro que su blog no existe o fue eliminado, por lo que me digo a mí misma: ¡Noemí te ha tomado el pelo!. Decido comentárselo a varios amigos y compañeros del mundo 2.0 y descubro que mis sospechas son ciertas ¡me han tomado el pelo! ya que al parecer no es la primera vez que esta persona lo hace: aprovecharse del trabajo, del esfuerzo y de la buena voluntad de la gente.
Pero como no hay mal que por bien no venga, esta semana no tuve que hacer una nueva receta, hoy os traigo un cheseecake de arándanos y naranja, que no necesita horno. Creo que ya os he contado en alguna ocasión que el cheesecake es de mis postres favoritos. Además de que son muy sencillos de preparar, son muy versátiles ya que podemos jugar con los sabores que más nos gustan. La combinación de naranja y arándanos me resulta realmente deliciosa, pero si no os gusta no dudes ni un segundo en sustituirlo por otra fruta y crear vuestra propia versión, que tal frambuesa y limón suena tentador ¿verdad? quizás para la próxima ocasión.

Cheesecake de arándanos y naranja
Ingredientes para un molde de 17cm
  • 120g de galletas tipo digestive
  • 60g de mantequilla
  • 400g de queso de untar tipo philadelphia
  • 400g de queso mascarpone
  • 200ml de nata liquida
  • 6 hojas de gelatina neutra
  • 200g de azúcar
  • 80g de arándanos
  • Zumo de 2 naranjas
  • La ralladura de 2 naranjas
  • Arándanos para decorar (opcional)

Preparación
  1. Forramos la base y las paredes de nuestro molde desmontable con papel de horno. Trituramos las galletas y las mezclamos con la mantequilla derretida hasta formar una pasta con la que cubriremos la base del molde, con ayuda de una cuchara presionamos la mezcla de galletas contra la base del molde y la dejamos lo más nivelada posible. Reservamos en la nevera.
  2. Ahora empezaremos preparando la capa de arándanos, para ello, en un cuenco batimos 200g de queso philadelphia, 100ml nata, 200g de mascarpone, los arándanos y 100g de azúcar. Hasta formar una mezcla homogénea.  Reservamos.
  3. Hidratamos 3 hojas de gelatina en un bol con agua durante 5 minutos para ablandarla. Una vez transcurrido el tiempo retiramos el agua y ponemos el cuenco a baño maría junto con dos cucharadas de la mezcla de queso hasta que se disuelva la gelatina. Incorporamos inmediatamente a la mezcla de queso y mezclamos bien.
  4. Vertemos la mezcla de queso sobre la base de galleta. Reservamos en la nevera.
  5. Ahora prepararemos la capa de naranja. En un cuenco batimos los 200g de queso philadelphia, 100ml de nata, 200g de mascarpone, el zumo de las naranjas, la ralladura y el azúcar. Hasta formar una mezcla homogénea. Reservamos.
  6. Hidratamos las 3 hojas de gelatina restantes en un bol con agua durante 5 minutos para ablandarla. Una vez transcurrido el tiempo retiramos el agua y ponemos el cuenco a baño maría junto con dos cucharadas de la mezcla de queso hasta que se disuelva la gelatina. Incorporamos inmediatamente a la mezcla de queso y mezclamos bien.
  7. Vertemos la mezcla de queso sobre la capa de arándanos con cuidado para que no se mezclen y alisamos la superficie.
  8. Refrigeramos durante 6 horas o toda la noche.
  9. Decoramos con arándanos (opcional) y lista para disfrutar.
Y hasta aquí la receta de esta semana, nos vemos en unos días con una nueva receta. Ahhh también tengo una buena noticia, me imagino que alguno ya os habéis enterado de que ayer se inauguro el blog de Megasilvita, en el que tengo el placer de colaborar junto con grandes compañeros. No os imagináis que ilusión me hizo cuando me lo propusieron.
Gracias Silvia y Melania por contar conmigo para que forme parte de esté gran equipo.
Tampoco me puedo olvidar de daros las gracias a todos los que estáis ahí semana tras semana.
Muchos besos y feliz semana ♥

4/3/2014

Bollitos de cardamomo rellenos de nata

Y continuamos con lluvia, viento y "Christine" la nueva ciclogénesis explosiva que nos visita y seguro que no será la última. Me hace mucha gracia los nombres que le ponen a estos fenómenos meteorológicos, así que me he puesto a buscar un poquito de información sobre quien "bautiza las borrascas", pues bien en Europa se encarga la Universidad Libre de Berlín (ULB) aunque cualquiera puede hacerlo gracias a la iniciativa "Apadrina un vórtice (Adopt a Vortex)", eso si pagando unos 199 €uros por una borrasca y unos 299 €uros por un anticiclón, estos últimos son más caros porque duran más tiempo. El dinero recaudado se utiliza para la financiación del Instituto de Meteorología, ayudando a estudiantes con recursos y medios limitados a que puedan seguir investigando el clima. La norma principal para los nombres es que las borrascas deben tener nombre de hombre y los anticiclones de mujer en años impares y al revés en años pares. Estos nombres deben ir en orden alfabético y ser aprobados por la oficina de registro alemana. Después de contaros todo este rollo, deciros que si alguien se anima a "apadrinar" recibirá un certificado con la fecha en que el fenómeno meteorológico fue bautizado, la historia de toda la vida del fenómeno y un mapa donde sale representado el vórtice, casi nada, jajaja...
Pero al mal tiempo buena cara y nada mejor para alegrarme que estos deliciosos bollitos de cardamomo rellenos de nata. A estos bollos se los conoce como Semlor o Semla y son de origen nórdico, están hechos de leche y mantequilla, aromatizados con cardamomo, rellenos de una crema de mazapán y nata montada. Se comían tradicionalmente el martes de carnaval, el día antes del miércoles de ceniza, fecha en la que comienza la cuaresma. Según he leído, la forma tradicional de comerlos es dentro de un tazón de leche caliente. Y así es como me los he comido yo, pero dándole mí toque personal, calenté un tazón de leche, con un trozo de corteza de limón, una ramita de canela y azúcar. Lo que no hice en esta ocasión fue preparar el relleno de mazapán, simplemente lo rellene de nata montada, quizas para la próxima. La preparación es muy sencilla, la masa que no requiere amasado, eso si tendréis que preparar la masa la noche anterior. Se pueden congelar perfectamente, sin rellenar, yo guarde 2 bollitos rellenos en la nevera durante dos días y no estaban nada duros, de todas formas os recomiendo que si no los vais a consumir en el mismo día los congeléis. Cuando os apetezcan, los retiráis del congelador unas horas antes, los rellenáis y listos para disfrutarlos. Podéis utilizar el relleno que más os guste, mermelada, nutella... o comerlos a palo seco, como más os guste.
La receta está adaptada del libro de Signe Johansen "Scandilicious Baking", uno de mis regalos de estas Navidades y del que me declaro super fan,  he preparado algunas recetas y han sido todo un acierto.

Bollitos de cardamomo rellenos de nata
Ingredientes para 8 bollitos 

  • 325ml de leche entera
  • 50g de matequillla
  • 250g de harina de espelta
  • 250g de harina de fuerza
  • 75g de azúcar glas
  • 8 granos de cardamomo 
  • 2 cucharaditas de sal
  • 15g de levadura fresca o 7g de levadura seca de panaderia
  • 1 huevo para pintar
  • Azúcar glas para decorar
  • 250 ml de nata para montar (para el relleno)
  • 3 cucharadas de azúcar (para el relleno) 

  • Preparación 
    1. En un mortero aplastamos los granos de cardamomo, quitamos las cascaras y machacamos las semillas hasta convertirlas en un polvo fino. 
    2. En un cazo calentamos la leche y la mantequilla hasta que la mantequilla se derrita y esté a punto de hervir, retiramos del fuego. Reservamos hasta que se enfríe un poco y vamos preparando el resto de ingredientes.
    3. En un bol tamizamos, las harinas, el azúcar, el cardamomo, la sal y (la levadura seca de panadería si la utilizáis). Si utilizáis levadura fresca, la mezclamos con una cucharada de azúcar y una vez se vuelva liquida que será después de unos 30 segundos la añadimos a los ingredientes secos.
    4. Hacemos un hueco en el centro de los ingredientes secos y añadimos la leche tibia. Mezclamos, hasta lograr una masa algo "pastosa" por así decirlo y que se despegue de las paredes del bol. 
    5. Colocamos la masa en una bolsa de plástico (es importante que la bolsa sea lo suficientemente grande, ya que la masa aumentara de volumen) ligeramente engrasada, dejamos toda la noche en la nevera fermentando.
    6. Al día siguiente retiramos la masa de la nevera y esperamos a que alcance la temperatura ambiente.
    7. Cubrimos dos bandejas de horno con papel de hornear.
    8. Formamos 8 bollitos, los ponemos sobre la bandeja del horno cubierta con papel de hornear y dejamos reposar en un lugar cálido durante 15-20 minutos.
    9. Precanlentamos el horno a 180ºC.
    10. Pincelamos los bollitos con un huevo batido. Horneamos a 180ºC durante 10-15 minutos hasta que estén ligeramente dorados. Sabremos que están listos porque al golpearlos sobre la base sonarán a "hueco".
    11. Retiramos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.
    12. Para preparar el relleno de nata montada, ponemos la nata y el azúcar en un bol amplio batimos con unas varillas eléctricas o con el batidor de varillas de la KA a velocidad máxima hasta que esté montada, sin pasarse que sino se volverá mantequilla.
    13. Una vez fríos los abrimos por la mitad y los rellenamos de nata montada.
    14. Espolvoreamos con azúcar glas y listos para ¡disfrutarlos!.
    Y hasta aquí esta receta nórdica típica del martes de carnaval. Ya me contaréis si os animáis a prepararlos, os aconsejo tomarlos con la leche caliente, infusionada con la corteza de limón y la rama de canela, como os he dicho antes, ya veréis que están muy ricos mmm... solo de pensarlo se me hace la boca agua.
    Qué paséis una feliz semana ♥


    25/2/2014

    Bundt Cake de vainilla y especias

    ¡Madre mía!. Parece mentira que falte menos de un mes para que llegue la primavera y en Galicia lleva desde el 17 de diciembre ¡lloviendo! excepto cuatro días contados que ha asomado algún rallito de sol. Creo que a los gallegos nos van a salir escamas y branquias de tanta ¡agua!, pero bueno esto es Galicia lluvia, lluvia y más lluvia...
    La verdad es que con este tiempo,  lo único que me apetece es encerrarme en la cocina y encender el horno para preparar algo rico para merendar, aprovechar el calor del horno en estos días de invierno y sentarme en el sofá tapada con una mantita mientras veo una una buena película o alguna de mis series preferidas disfrutando de este bundt cake de vainilla y especias que os traigo hoy.
    Este bundt cake es uno de mis favoritos (la verdad es que me gustan todos, aún no he probado ninguno que no me gustase) me apasiona el toque de especias con el rico sabor de la vainilla. Estoy convencida de que si lo preparáis os va a encantar, como a mis compañeras de trabajo, y seguro que lo repetiréis más en de una ocasión.

    Bundt Cake de vainilla y especias

    Ingredientes
    • 400g de harina
    • 4 huevos M
    • 250g de mantequilla
    • 200g de azúcar
    • 100g de azúcar moreno
    • 250ml de leche
    • 2 cucharaditas de polvo de hornear (Royal)
    • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
    • 1 pizca de sal
    • 1 cucharada de vainilla
    • 3 clavos
    • 5 semillas de cardamomo
    • 2 anís estrellado 
    • 1 rama de canela
    • 2 cucharaditas de canela
    • 1 cucharadita de jengibre en polvo
    • 1 cucharadita de nuez moscada
    • Azúcar glas para decorar
    Preparación
    1. En un cazo calentamos la leche y añadimos las especias (semillas de cardomo, la rama de canela, el anís estrellado y los clavos), dejamos infusionar unos 15 minutos. Reservamos.
    2. Precalentamos el horno a 170ºC.
    3. Tamizamos la harina, el polvo de hornear, el bicarbonato sódico, la sal, el jengibre en polvo, la canela y la nuez moscada. Reservamos.
    4. Batimos la mantequilla, la vainilla y los azúcares hasta obtener una mezcla cremosa.
    5. Añadimos los huevos uno a uno, ligeramente batidos y batimos a velocidad baja. 
    6. Añadimos la mezcla de harina en tres veces, alternándola con la leche infusionada. Mezclamos hasta que este todo integrado.
    7. Vertemos la mezcla en un molde de bundt (previamente engrasado con spray antiadherente o con aceite) asegurándonos de que la masa entra en todas las hendiduras y no tenga aire, para ello golpeamos suavemente de arriba a abajo. Alisamos la superficie.
    8. Horneamos entre 50 y 60 minutos, o hasta que, al pincharlo con una brocheta, está salga limpia.
    9. Sacamos del horno y dejamos reposar en el molde sobre una rejilla 10 minutos. Pasado este tiempo, desmoldar boca a bajo y dejamos enfriar al menos 1 hora sobre una rejilla.
    10. Decoramos con azúcar glas.
    Hasta aquí la receta de hoy, os espero la semana que viene a la misma hora, y a poder ser con ¡sol!, jajaja. Gracias por estar ahí detrás cada día.
    Besos y feliz semana ♥.

    18/2/2014

    Cupcakes de cerveza negra

    Estaréis pensando donde se ha metido esta ¡chiquilla!, qué no da señales de vida, llevo unas semanas desconectada del mundo 2.0, el tiempo no me da para más, necesito más de 24 horas, con 28 creo que sería suficiente para hacer todo lo que quiero, me imagino que a vosotros os pasa lo mismo...
    Antes de empezar con el blog, mi principal obsesión eran los cupcakes que las chicas de la serie "Sexo en Nueva York" pusieron tan de moda, concretamente los de la famosísima Magnolia Bakery, ¿quien no soñó alguna vez en tomarse un pastelillo como los que se comían Carrie Bradshaw y sus amigas?, seguro que la mayoría, ¿no?, pues viendo "Sexo en Nueva York" empezó mi interés por este pequeño pastelillo tan atractivo, no había ni una sola cena en casa donde no estuviesen presentes. Pero como veis nada más empezar con el blog la cosa fue por otro camino y los he preparado en tan solo dos ocasiones... Así que para retomar las viejas costumbres por la que empece a interesarme por el mundo de la repostería, hoy os traigo la receta de unos cupcakes de cerveza negra sin alcohol, para que puedan disfrutarlos grandes y pequeños.
    En casa no nos gusta nada la cerveza negra, pero aprovechando que en la caja de Degustabox de este mes incluía unas latas de cerveza negra Buckler 0'0 no dude ni un segundo en prepararlos y comprobar si estos cupcakes están tan ricos como dicen. Efectivamente señores y señoras están de ¡vicio! ya que no saben para nada a ¡cerveza!, ésta lo que hace es aportar jugosidad y realzar el sabor del chocolate.
    Si os gustaría disfrutar en casa de las cajitas sorpresa de Degustabox, solo tenéis que acceder a su web y registraros. Os facilito un código "gourmetB999"en el que obtendréis un descuento en el precio final de 14,99€ a 9,99€ gastos de envió incluidos. Sino queréis perderos ninguna de su novedades podéis hacerlo a través de su facebook o twiter.
    La receta esta adaptada del libro de Bea Roque "El rincón de Bea", el cual os recomiendo, todas las recetas que he preparado han sido un éxito.

    Cupcakes de cerveza negra

    Ingredientes para 12 cupcakes
    • 125g de mantequilla
    • 150g de azúcar
    • 2 huevos medianos
    • 140g de harina
    • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
    • 25g de cacao en polvo tipo Valor
    • 90g de nata fresca
    • 120ml de cerveza negra sin alcohol
    • Una pizca de sal
    Ingredientes para el glaseado
    • 200g de queso crema tipo Philadelphia
    • 200g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
    • 450g de azúcar glas tamizado
    Preparación 
    1. En un cazo a fuego lento, derretimos la mantequilla junto con la cerveza hasta que hierva. Tan pronto como empiece a hervir, retiramos del fuego y añadimos el cacao en polvo. Batimos con unas varillas hasta que esté totalmente disuelto y sin grumos. Dejamos enfriar unos 15 minutos a temperatura ambiente.
    2. Tamizamos la harina junto con el bicarbonato y la sal. Reservamos.
    3. Batimos los huevos, el azúcar y la nata hasta que estén totalmente integrados.
    4. Añadimos la mezcla de cacao, batimos hasta obtener un color uniforme.
    5. Incorporamos la mezcla de harina en dos veces. Mezclamos con una espátula hasta integrar bien. 
    6. Distribuimos la mezcla en las cápsulas de papel, llenando tres cuartos de su capacidad.
    7. Los introducimos en el horno previamente precalentado a 175º durante 20-25, o hasta que pinchemos con un palillo en el centro y éste salga completamente limpio.
    8. Sacamos del horno y dejamos reposar durante 5 minutos dentro del molde. Pasado este tiempo, los pasamos a una rejilla, para que terminen de enfriarse.
    9. Para preparar el glaseado ponemos el queso crema en un bol y mezclamos con una batidora de varillas hasta que esté liso y cremoso. Reservamos
    10. En otro bol batimos la mantequilla y el azúcar glas tamizado a velocidad máxima, hasta que la mezcla blanquee y esté esponjosa. Añadimos poco a poco el queso a la mezcla de mantequilla, batiendo a velocidad media alta, hasta que el glaseado esté incorporado.
    11. Refrigeramos hasta que cuaje.
    12. Depositamos el glaseado en la manga pastelera con la boquilla que más os guste (en esta ocasión decore con la boquilla 2D de Wilton), decoramos nuestros cupcakes y listos para disfrutarlos. 
    Notas:
    • La cerveza sin alcohol la podéis substituir por cualquier otra cerveza negra con alcohol.
    • Doblando las cantidades de la receta prepararéis un estupendo bundt cake.
    Y hasta aquí la receta de hoy, espero que os haya gustado y os animéis a preparar estos deliciosos cupcakes. Nos vemos la semana que viene con una nueva receta.
    Feliz semana ♥